ECOS DE PAMPLONA

Música Colombiana

Fotografías

Ejes musicales

Es un ritmo mestizo, el más típico de la región Andina colombiana. Es la danza más tradicional de Colombia.

El origen del bambuco tiene diferentes hipótesis: algunos lo atribuyen a la tribu indígena chibcha, otros indican que su origen es vasco y otros lo relacionan con los esclavos africanos, quienes llamaban bambuco a un instrumento hecho con tubos de bambú.

Es una tonada que acompaña a los prometidos, los casamientos, las fiestas patronales y demás fiestas populares.

De esta manera los campesinos expresan con sencillez sus reacciones ante el amor, la desilusión y el sentimiento religioso, entre otras expresiones.

Es un baile de pareja en el cual la mujer gira como un trompo; de allí el origen de su nombre.

Es un ritmo de ascendencia europea y en cada departamento de Colombia toma un tono particular.

Los instrumentos típicos para tocar la guabina son el tiple, el requinto, la bandola y el chucho, que a veces es reemplazado por la pandereta.

Es una variante del vals europeo, con un ritmo más rápido. Una variante de este ritmo fue la capuchinada o vals nacional rápido.

Hay dos tipos de representación de este ritmo. Una es el pasillo fiestero instrumental, que se toca en las fiestas populares o en casamientos. 

La otra representación es el pasillo vocal lento, que es el canto de los enamorados, de las desilusiones, el luto y los recuerdos.

Es una mezcla entre los ritmos del bambuco y el joropo, y se caracteriza por ser muy alegre.

Es uno de los principales ritmos de Colombia. Invita a reírse de las situaciones cotidianas.

Es un ritmo en el que se permite el uso de lenguaje vulgar, también llamado música de carrilera. Su principal característica es que tiene letras fáciles y sencillas.

Para la ejecución de este ritmo se utiliza el violín, el cuatro y las maracas. La duración de cada pieza dependerá de cuántas parejas estén en la rueda.

Se cree que se originó en la guerra de Independencia, ya que es una tonada de guerra, alegre y nostálgica. Sus acordes son dramáticos, como los del bambuco.

Es un ritmo autóctono de Tolima, que se baila en rueda y meneando la cadera. Tuvo gran popularidad en los patios de los campesinos de Tolima.

Es autóctono de Tolima y Huila. Es un ritmo alegre y algo lento, que entrelaza a sus ritmos hermanos: el bambuco, la rajaleña, el torbellino, el pasillo y la guabina.

Noti Clips

Chóquelas… esas.. por el “Gran Santander” por la conservación y defensa de nuestros recursos naturales…El páramo de Santurban…

Fundación Pamplona Prospectiva.. Celebra esta gran alianza del Gran Santander… por la defensa del páramo de Santurban…

Hoy, con el acompañamiento de la Secretaría de Cultura y el viceministerio de Cultura, firmamos convenio interadministrativo con 30 municipios y la comunidad Barí para la contratación de 124 formadores de las diferentes áreas de la cultura, con una inversión de $451.055.000 de pesos, que genera.

La Academia de Historia de Norte de Santander continúa en su conmemoración del Bicentenario de la Constitución de 1821 – 2021.  En 2021 será el Bicentenario clave de lo que hoy es nuestro país, entre mayo y agosto de 1821 en la Villa del Rosario de Cúcuta, los próceres se reunieron aquí para redactar la primera carta fundamental; es decir, la Constitución de la llamada Colombia grande, la Gran Colombia.

El maestro y el alacrán

Un maestro sufí vio a un alacrán que se estaba ahogando. Decidió rescatarlo sacándolo del agua, pero cuando lo hizo, el alacrán lo picó.

Por la reacción al dolor, el maestro lo soltó y el alacrán cayó nuevamente dentro del agua, quedando otra vez en peligro.

Insistente, el maestro intentó de nuevo salvarlo, pero el alacrán volvió a picarle ahora en los dedos.

De la misma forma, esta situación se repitió durante varios minutos.

Un transeúnte que había observado por completo la escena, se acercó al maestro diciéndole:

“Perdone maestro, ¡pero usted es muy terco! ¿No entiende que cada vez que intente sacar al alacrán del agua lo va a picar?”

El maestro le respondió:

«La naturaleza del alacrán es picar, pero eso no cambiará mi naturaleza, que es ayudar».

Finalmente y con la ayuda de una hoja de un árbol, el maestro sacó al alacrán del agua y le salvó la vida.